¿Qué le da valor a Bitcoin?

Comencemos por diferenciar precio de valor. El precio de Bitcoin es volátil; básicamente por su mercado reducido. A medida que haya mayor adopción, los factores externos lo afectarán menos.

Por ahora, el precio de la criptomoneda se comporta un poco como el precio de las acciones. Incluso se le aplican las mismas técnicas para predecir sus movimientos. Los corredores de bolsa y los asesores financieros aplican un sinnúmero de herramientas para, no solo predecir el precio de las acciones (o valores) en el mercado internacional, sino para prepararse para las crisis, buscar “valores refugio”, diversificar sus carteras y diminuir los riesgos de las inversiones bursátiles.

Uno diría que las bolsas de valores son sitios estériles de emocionalidad, que rigen las matemáticas, y el “ganador” es aquel que domina mejor las fórmulas que le permiten navegar las variables. La realidad es que el mercado bursátil tiene un enorme componente emocional y la percepción de riesgo es igual al riesgo real.

Bitcoin es una moneda nueva, sin autoridad central que la controle, sin oro que la respalde. Es una moneda que representa el “no-va-más” de la teoría monetaria: su valor viene dado por el uso y por el código que la mantiene segura. Entonces, ¿con qué la comparamos? Con nada. Es un experimento joven que está demostrando tener utilidad. Soluciona problemas concretos a personas concretas y eso es lo que le da valor.

Pensemos en un padre de familia que intenta hacerle llegar remesas a los suyos, a lo largo de varias fronteras; pensemos en alguien, en un país con una economía precaria que necesita un resguardo de valor contra la inflación; pensemos en una mujer en un país gobernado por talibanes intentando tener autonomía económica; en un activista que trabaja, desde la clandestinidad, por los derechos humanos. Muchos son los casos de uso, muchas las necesidades que soluciona. 

Mientras existan esas necesidades, Bitcoin tendrá valor. El precio de la moneda es solo el caballo de Troya que pasa, de contrabando, la libertad a todas las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *